Estrategia: Construcción de la paz

"Redes para la Convivencia, Comunidades sin Miedo" es la expresión de la articulación interinstitucional de todo el enfoque del Programa Conjunto basado en políticas integradas producto de esfuerzos en marcha y de carácter horizontal entre el gobierno nacional, los gobiernos locales, las agencias del Sistema de Naciones Unidas y las comunidades, quienes harán accesible a la población meta del Programa sus derechos y oportunidades en materia de Prevención de la Violencia, Promoción de la Paz y Seguridad Ciudadana (PVPPSC).

 

En el diagrama se refleja la sinergia que las instancias participantes necesitan alcanzar para llevar a cabo el Programa. En este sentido, se refleja la necesidad de  desarrollar una adecuada atención a las necesidades de las personas jóvenes, en las instituciones y en los gobiernos locales; así como la articulación de las temáticas que contempla el Programa en los planos local y nacional.

 

diagrama_construpaz.png

 

 

La estrategia general de intervención contempla tres dimensiones: prevención de la violencia, promoción de la paz y control de la inseguridad ciudadana.

 

  • La dimensión de la prevención de la violencia se enfoca en fortalecer las capacidades de las instituciones públicas, de los gobiernos locales y de las organizaciones comunitarias.
  • La dimensión de promoción se orienta a la ampliación de oportunidades educativas y de recreación en el espacio local, así como la creación de ambientes protectores y espacios seguros junto con la adopción de hábitos saludables en las niñas, niños, adolescentes y jóvenes. 
  • La dimensión de control promueve la ampliación de las habilidades, la disposición al diálogo y a la resolución de conflictos como mecanismos asertivos y alternativos en el control de la violencia derivada del uso y abuso de las drogas y armas de fuego. 
 
La estrategia deberá combinar adecuadamente acciones de prevención y control a partir de las necesidades y derechos de la población entre los 12 y los 24 años y tender puentes entre lo nacional y lo local. De igual forma, debe redoblar los esfuerzos para combatir la venta y el consumo de drogas en los cantones beneficiarios. 

 

Por parte de las instituciones nacionales involucradas se compartirá  e integrará información, enfoques y metodologías de trabajo. El esfuerzo de acoplamiento debe mantenerse a lo largo de la ejecución del Programa, a través de jornadas de trabajo, procesos de sensibilización y capacitación que atiendan las necesidades comunes y particulares de cada institución.

 

Los representantes locales son actores estratégicos en el Programa. Ellos contribuirán al  involucramiento, adopción y apropiación de las acciones del Programa por parte de los sectores comunitarios así como la incorporación de los jóvenes a través de la participación pública. 

 

La comunicación, la información y el manejo de aspectos culturales nacionales, locales y organizacionales son fundamentales, donde destacan la convivencia comunitaria para promover acciones que involucren autoridades, funcionarios, padres e hijos; así como la identificación de las necesidades, intereses y preocupaciones de las y los jóvenes.

Publicaciones

Informe Mundial ODM 2009
Informa Mundial ODM 2009

Multimedia

Video
Audio

Campañas

El reto en nuestras manos

El reto en nuestras manos

Encuesta

¿Toma usted medidas para protegerse del contagio del VIH SIDA?

No
1 Votos que quedan